Evita las estafas

No, probablemente no hayas ganado la lotería. Ni tampoco puedas ganar tanto dinero trabajando desde casa. Y puede que esa oferta sea demasiado buena para ser verdad.

La Web puede ser un lugar fantástico, pero no todas las personas que acceden a Internet tienen buenas intenciones. A continuación se indican tres formas sencillas de evitar a los estafadores y mantenerse protegido en la Web:

Ten cuidado con los desconocidos que te ofrecen regalos

Es probable que un mensaje no tenga buenas intenciones si te da la enhorabuena por ser el visitante número un millón del sitio web, te ofrece un tablet u otro premio a cambio de rellenar una encuesta o fomenta formas fáciles y rápidas de obtener ingresos o conseguir un trabajo (por ejemplo, “¡hazte rico de forma rápida trabajando desde casa solo dos horas al día!”). Si alguien te dice que eres el ganador de un premio y te pide rellenar un formulario con tus datos personales, no sientas la tentación de empezar a rellenarlo. Aunque no hagas clic en el botón de envío, puedes estar enviando tu información a estafadores si empiezas a introducir tus datos en sus formularios.

Si ves un mensaje de alguien que conoces, pero que no parece ser esa persona, es posible que un pirata informático haya interceptado su cuenta para intentar conseguir tu dinero o información, por lo que debes tener cuidado de cómo respondes a este tipo de mensajes. Entre las tácticas habituales de los fraudes cometidos por los piratas informáticos, se encuentran solicitarte el envío urgente de dinero alegando que están ubicados en otro país o que han perdido su teléfono y no pueden recibir llamadas. El mensaje también puede indicarte que hagas clic en un enlace para ver una imagen, un artículo o un vídeo que, en realidad, te dirige a un sitio que puede robar tu información, por lo que siempre debes tener cuidado antes de hacer clic.

Investiga siempre un poco

Al realizar compras online, busca información sobre el vendedor y ten especial cuidado con los precios sospechosamente bajos tal y como lo harías si fueses a comprar algo en una tienda local. Comprueba las ofertas online que parezcan demasiado buenas para ser verdad. Nadie quiere ser engañado para comprar productos falsos. Es probable que las personas que prometen ofrecer gratis o con un 90% de descuento servicios o productos que suelen ser caros tengan fines malintencionados. Si utilizas Gmail, es posible que veas una advertencia en la parte superior de la pantalla si vas a abrir un correo electrónico que nuestro sistema indica que podría ser una estafa. Si ves esta advertencia, piénsalo dos veces antes de responder a ese correo electrónico.

Ten cuidado con las estafas que utilizan la marca Google. Google no organiza loterías. Tampoco aplicamos cuotas de formación a los nuevos empleados, así que si recibes un correo electrónico en el que se te comunica que has sido contratado por Google y que debes pagar la cuota de formación para poder empezar a trabajar, se trata de una estafa. Ten cuidado con las personas que afirman vender coches a través de Google Wallet. Para obtener más información sobre diferentes estafas que se llevan a cabo utilizando la marca Google, consulta esta página.

Ante la duda, no te arriesgues

Si tienes un mal presentimiento sobre un anuncio o una oferta, confía en tu instinto. Únicamente haz clic en anuncios o compra productos en sitios que sean seguros y se hayan revisado y en los que confíes.

Muchas plataformas de compra online incluyen programas de vendedores o comerciantes de confianza. Estos vendedores normalmente tienen un sello visible de aprobación en sus perfiles. Asegúrate de que el sello o certificado sea legítimo consultando las directrices de las plataformas de compra. Si la plataforma no ofrece un programa similar, echa un vistazo al número de opiniones sobre el vendedor y a la calidad de las mismas.

Si has visto un anuncio inadecuado en Google o has hecho clic en él, comunícanoslo para que podamos tomar medidas.